Informació

La República de Croacia está situada al este de los Alpes y a lo largo de la costa adriática. Tiene una superficie de 56.542 km2. Sus tres regiones están bien diferenciadas: la costa adriática, la zona montañosa del interior y la llanura de Panonia. Tras la guerra que asoló el país, Croacia ha reconstruido su infraestructura, revitalizando su imagen de país Mediterráneo con aguas cristalinas, ciudades medievales que mezclan la arquitectura occidental y oriental, el respeto por el medio ambiente y las tradiciones con la llegada de turismo. Dubrovnik se ha convertido en el símbolo más característico de esta nueva Croacia que apuesta fuerte por el turismo europeo. Está desarrollando un tipo de turismo basado en la sostenibilidad, en la que la cultura, la gastronomía y la naturaleza conviven con el visitante, ofreciéndole la experiencia de descubrir Croacia formando parte de ella.

Lugares que no te debes perder

Zagreb

Hay ciudades que enamoran, que suscitan grandes pasiones, escenarios en los que el viajero puede vibrar como si fuera protagonista de una novela romántica, uno de estos lugares es Zagreb . Situada entre la costa adriática y Europa central, contiene nada menos que un millón de habitantes aunque sigue conservando el encanto de las ciudades de la edad media, dado que fue el resultado de la unión de dos ciudades medievales. Zagreb esta reservada para todos aquellos que quieran indagar en sus calles, sus edificios monumentales y en su gastronomía, sobre todo en sus pasteles . No pùedes dejar de visitar el Mercado Dolac, la iglesia de Sveti Marko, el Museo de las Relaciones Rotas, la Puerta de Piedra, la Plaza del rey Tomislav, el Funicular de Zagreb y la Plaza de Ban Josip Jelacic .

Dubrovnik

En Dubrovnik no solo encontraremos preciosas playas de piedra con un encanto inusual, si no también una oferta cultural para aquellos que quieran disfrutar de un lugar plagado de elegancia, edificios que nos trasladaran a una época en la que el lujo y la ostentación eran los protagonistas. Esta rodeada por una gran muralla que alberga 16 torres ofreciéndonos una visión única del lugar, por ello no debemos perder más tiempo y acceder a ella por la entrada situada en la zona norte, cerca de la iglesia de St. Spasa, un recorrido de hora y media que tan sólo nos costará unos tres euros. Las murallas datan del Siglo X, aunque fueron restauradas en el siglo XVII. En total suman 1.940 metros, con un grosos de 6m. hacia tierra y 3 hacia el mar. Su altura es de 25 m.

Split

Split pertenece a Dalmacia Central y se encuentra rodeado por las cordilleras de Kozjak y Mosor. En la historia de Split no podemos pasar por alto algunos datos que dan carácter a este lugar, así que es de ley saber que el centro antiguo de esta ciudad está unida al Imperio Romano, fue fundada en el S. IV, ya que el emperador Diocleciano, natural de esta zona, hizo construir su palacio para habitarlo una vez se retiró de la vida política, hoy en día es uno de los palacios romanos que mejor se conservan. En 1979 la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad este palacio.Otros restos arqueológicos importantes, son el Templo de Júpiter y el Mausoleo de Diocleciano que posteriormente se convirtió en La Catedral de San Diomo, aquí debemos observar el altar ornamentado y el campanario de estilo románico-gótico, mezcla de estilos reservada para aquellos amantes de la arquitectura. Otra de las obras majestuosas que veremos es la de el arquitecto Buvina, que realizó una representación de la vida de Jesús en las puertas de la Catedral.

Ús de Cookies

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per informació estadística i millorar la teva navegació. Per continuar navegant has d'acceptar la nostra política de cookies.

Acceptar Rebutjar