Informació

Irán es un país especial, un destino único, un territorio inmenso en ese Oriente Medio que siempre ha sido puente de culturas, de gentes a caballo entre África, Asía y Europa. Cuna de la agricultura y de las sociedades complejas, el Irán actual posee vestigios de civilizaciones mesopotámicas e indoiranias milenarias, como Elam, Asiria y Persa. Con el auge del Islam y el desarrollo del comercio entre los continentes gracias a la Ruta de la Seda y a los puertos del Golfo Pérsico, Persia se convierte en una de las puertas de Oriente. Más tarde, mitificada e idealizada Persia será un sueño para los primeros viajeros y turistas del siglo XIX y XX. Isfahán, Shiraz o Tabriz  son nombres que sugieren el perfume de las especias, el rumor suave de la seda tejida o las puestas de sol donde los minaretes y las mezquitas de azulejos brillan entre el ajetreo de los zocos y las miradas furtivas de los harenes.

Lugares que no te debes perder

Teherán

Es la capital y es una ciudad cada vez más animada. Entre los monumentos más destacables citamos el conjunto de museos y jardines de Sa’d Abad, el Palacio de Golestan , la Torre Milad, la Torre Azadi y las mezquitas de Shahid Motahar e Iman Khomeini. El Centro histórico lo componen el Gran Bazar, la ciudad real (Arg-e-saltanati) y el Palacio Real de los Shahs, el Palacio de Golestán.

Shiraz

Sin duda, es junto a Isfahán uno de los centros turísticos del nuevo Irán, gracias a la cantidad de monumentos heredados a través de los siglos. Su nombre significa León Furioso, ya que en la zona había leones asiáticos hasta los años 60. Hoy están extintos en Irán, existen, gracias a los británicos que llevaron algunos ejemplares a la India, donde en reservas aún existen unos 400. La ciudad aparece referenciada ya en algunas tablillas de  Persepolis donde existen referencias a los obreros de Shiraz. La riqueza monumental es tan amplia como diversa, desde los yacimientos persas de Persépolis o Pasargadas , hasta antiguos caravanserais, alojamientos y almacenes de la época de la ruta de la Seda

Isfahán

Isfahan posee un centro histórico rico en monumentos, jardines y avenidas. Su origen como puesto militar y bastión se remonta al periodo del primer Imperio persa Aquemenida. Desde el 2500 a. C los ejércitos solían reunirse en este lugar. Como Shiraz , Isfahán ocupa una gran llanura, más bien un altiplano ya que la altitud media de la ciudad supera los 1500 metros. De un lado está la cadena montañosa de los Zagros dónde nieva en invierno, y del otro el desierto. Isfahán en el centro del actual Irán, hoy es la tercera ciudad del país en población. La artesanía es otro de los elementos que destacan. Isfahán nos traslada al pasado donde el oriente se parecía a los sueños, donde las especias y los olores frutales refrescaban palacios y caravanserais en viajes que unían oriente y occidente. Hoy la ciudad mira hacia el futuro impulsada por una generación de jóvenes que buscan abrir Irán y recupera parte de su esplendor.

 Yazd

Se trata de una ciudad de barro anclada en el pasado. Podeis pasear por la plaza del complejo Amir Chakhmaq, llena de ambiente local y frente al imponente monumento, simétrico y con sus altos minaretes. Visita las Torres del Silencio, lugar simbólico para la antigua religión del zoroastrismo. Te sorprenderán las Torres del Viento, una arquitectura tradicional iraní para capturar el viento y refrescar la ciudad.

Ús de Cookies

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per informació estadística i millorar la teva navegació. Per continuar navegant has d'acceptar la nostra política de cookies.

Acceptar Rebutjar